miércoles, 30 de septiembre de 2015

LA CORRUPCIÓN DE LA CIENCIA CON EL VIH SIDA



En Mayo del 2008, la Sociedad Internacional Semmelweis (SSI) concedió el Premio “Manos Limpias” al Prof. Peter Duesberg y a la periodista investigativa Celia Farber. Los premios no fueron otorgados como muestras de apoyo a las conclusiones científicas del Prof. Duesberg. Evidentemente, los miembros de SSI estaban en desacuerdo sobre muchos tópicos médicos, científicos y políticos, y no estaban bajo una sola ideología, pero si los unía el compromiso de quienes se oponen a influencias políticas que corrompen la ciencia, la investigación y la medicina.

Prof. Peter Buesberg, PHD: comenzó su laureada carrera en 1963, con investigaciones sobre el cáncer. Gracias a financiamientos del Instituto Nacional de Salud (NIH), aisló el primer gen de cáncer en 1970, y estructuro el mapa del retrovirus: la clase de virus que no mata células, pero que posiblemente provoque el cáncer. En 1986, el Prof. Duesberg fue elegido cabeza del cuerpo científico más respetado de USA, la Academia Nacional de Ciencias (NAS).

Un año después, el Prof. Duesberg describió las debilidades de la hipótesis sobre el VIH como causa directa del SIDA. Aunque las revisiones por parte de miembros de la Academia no se requieren, la NAS publicó su estudio solo después de revisiones por separado de 6 de sus miembros, algo sin precedente. Después de 20 años las preguntas en dicho estudio permanecen sin respuesta.

Anterior a estas publicaciones, el Dr. Gallo - virólogo que aseguró que el VIH causa el SIDA desde 1984 - describió al Dr. Duesberg como el científico “que más sabia de retrovirus en el mundo”. En el tiempo en que hizo dichos comentarios, el Dr. Gallo encabezaba el Instituto Nacional del Cáncer (NCI). Aunque las investigaciones del Dr. Gallo sobre cáncer y leucemia tenían controversias, él continuaba gozando de gran influencia en asignaciones de fondos para investigaciones de dicho Instituto. Una vez que el Dr. Duesberg cuestiono su hipótesis sobre el VIH como causante del SIDA, sus peticiones de fondos para investigaciones fueron rechazadas, inesperadamente. Antes de ese cuestionamiento, eso jamás había sucedido.

Cuando la reportera Celia Farber reporto dicha controversia en 1988, NIH le previno oficialmente de futuros contactos con sus científicos. A pesar de estar en constante ataque de la industria del VIH/SIDA desde aquello, Farber continúo cuestionando dicha teoría en sus publicaciones. Represalias contra publicaciones y periodistas que reportan sobre la hipótesis de la no existencia VIH, no es algo nuevo. Las publicaciones gays “New York Native” y “Christopher Street” fueron clausuradas como resultado de acciones de activistas de “ACT UP”

Celia Farber: cuando Farber público sobre prácticas sin ética médica y muertes de pacientes relacionadas con experimentos de drogas contra el SIDA en 2006, las consecuencias fueron inmediatas. En vez de iniciar discusiones sobre el contenido de dichas publicaciones, o sobre las inconsistencias de la teoría del Dr. Gallo, la industria farmacéutica, activistas y patrocinadores de la teoría VIH-SIDA acusaron los escritos de Farber de 56 errores, e instaron a los medios de prensa globales a desacreditarla a ella como periodista, a su artículo y al periódico Harper’s donde fue publicado (NY Times, The Nation, CJR, Poyter, Gay City News, The Advocate, The Body, Act Up). El documento fue publicado por la Campaña de Acción (TAC) en Sudáfrica. El grupo sin fines de lucro Rethinking AIDS, se retracto posteriormente de su ataque a Farber, probándose así que no hubo errores en su artículo. Los más prominentes críticos de Farber se negaron a responder.

Harper’s y Farber fueron acusados de “denialismo” y atrajeron atención negativa hacia la nueva droga “salvadora” NEVIRAPINA, que había salido recientemente al mercado para más de una docena de países en desarrollo. Sus protestas también estaban relacionadas con la demanda de incremento en la distribución de AZT a precios más bajos, en los 1980s.

También otros miembros de la publicación Harper’s recibieron amenazas. A través de un Manifiesto demandaron de ellos: a) una disculpa, b) la condenación de Farber, c) la rendición de Harper’s a través de un articulo condenando los beneficios de la droga ; además de la renuncia de editores. Uno de los firmantes de este documento contra Farber fue Richard Jefferys, del Grupo Acción y Tratamiento (TAG), uno de los muchos grupos activistas fundados y auspiciados por la propia industria farmacéutica. ( Tanto fundaciones GLBTI , o en VIH SIDA, son financiadas por la industria farmacéutica, creando ellas mismas ONGs que dan dinero a estas con el fin de que exista mas adherentes a los medicamentos creados por ellas.)

En Mayo del 2008, Jeffreys lidero una campana que enfrentaba a miembros de la SSI y la Coalición Sin Miedo, contra los premiados Farber/Duesberg. En búsqueda de lauros, Jeffreys propago falsos rumores sobre el pasado de Farber como periodista (los cuales este investigador examino) y concluyo que el creador del articulo era el tercer más grande donante de TAG. Como coordinador central del Programa de Donaciones de TAG, Jeffreys era coordinador de “respuestas científicas y actividades globales” contra Farber y su artículo en Harper’s. En pocas palabras, Harper’s pago a Faber para investigar, y Boeringer Ingelheim pago a Jeffreys para que replicara.

Como resultado de las falsas alegaciones, Farber no recibió otra asignación periodística en dos años. Solo una fuente reporto posteriormente que el panel independiente de científicos no ortodoxos que examino su artículo, lo encontró LIBRE DE ERRORES.

No obstante los recientes respetos ganados en círculos científicos y medios (Científica American 2004, 2007, Discover 2008) por la teoría moderna sobre cáncer, el Dr. Duesberg continua siendo excluido de fondos del NIH, y viaja regularmente a Alemania para conducir su trabajo científico. Mientras el Profesor y otros científicos aun dudan sobre las células mortíferas del VIH, sus preguntas son aun más problemáticas cuando comparamos los ataques coordinados de Gallo y sus colaboradores contra aquellos que tienen preguntas legitimas sobre el pasado científico del Dr. Gallo: En 1975, Gallo y Weiss dijeron que habían aislado el virus de la leucemia humana, HL23, pero fue demostrado posteriormente haber sido resultado de una contaminación de 3 retrovirus primarios, en un laboratorio. En 1980, Gallo reclamo haber aislado el virus de la leucemia humana T-cell (HTLV), pero no presento evidencias positivas de que fuera un virus humano. Entre 1983 y 1984, Gallo y sus asociados publicaron artículos asegurando que el virus de leucemia humana (HTLV-1) estaba envuelto en el desarrollo del SIDA. Esto fue demostrado como errado, eventualmente, pero mientras tanto sucedía, desviaba la atención de muchos científicos, perdiendo tiempo y recursos que pudieron ser utilizados para mejores usos….
(Prof. Abraham Karpas/Cambridge University)

Breve sumario sobre origen de la controversia sobre el VIH

Después de años de cuestionamientos sobre fraudes e investigaciones sospechosas, el Dr. Gallo dejo NCI para abrir el Instituto de Virología Humana. El Prof. Duesberg aun da clases en la Universidad de California, Berkeley.

Rápido sumario del origen de la controversia sobre el VIH:
1. Dr. Duesberg identificó e hizo el mapa del retrovirus
2. Los expertos determinan que los retrovirus NO MATAN CELULAS.
3. Dr. Gallo nombra al Dr. Duesberg mejor experto en retrovirus del mundo.
4. El Dr. Gallo proclama que el VIH (retrovirus) causa el SIDA
(matando las células blancas)
5. El Dr. Duesberg recuerda que los RETROVIRUS NO MATAN CELULAS, y…
6. Dr. Gallo no ha probado nunca que el VIH existe, ataca células o causa el SIDA. Historia de represalias científicas

El padre del método científico nació 1000 años atrás en el Medio Este, y la presión política de su religión prevenía a humanos de tener completo beneficio de las promesas de la ciencia. Ibn al Haytham y Dr. Ignaz Semmelweis fueron declarados enfermos mentales no por el hecho de serlo en sí, sino porque sus ideas amenazaban las fuerzas políticas del momento.

Prof. Duesberg y la Sra. Farber no son casos aislados. El economista Ben Stein ha reportado otras personas cuyas interrogativas científicas están actualmente amenazadas, interrumpidas o corrompidas por la influencia política. Esta influencia se refleja en la perdida de fondos para investigaciones, o como en el caso de la Sra. Farber, poner sus nombres en la lista negra de los medios. En los hospitales, estas influencias matan cientos de pacientes anualmente.

Robert Gallo: cuando la NAS publico el estudio del Prof. Duesberg en 1988, Gallo y sus amigos corrieron despavoridos. Anthony Fauci rehusó comentar al respecto. Maxine Singer dijo que ella aun estaba leyendo los primeros puntos del estudio. Al decir que no había “oído una sola discusión científica”, Gallo admitía que tenía una copia en su escritorio, pero no la había leído. Aunque prometieron responder, ni Gallo ni alguno de sus defensores publicaron sobre el estudio de Duesberg. No obstante, crearon el fantasma del “denialismo SIDA”, epíteto designado para marginalizar a quienes cuestionan sus opiniones, y hacerlos ver como si negaran la existencia de la enfermedad. El hecho de que la mal nutrición, los pozos sépticos, las enfermedades, las condiciones ambientales, el uso irresponsable de drogas y los comportamientos autodestructivos pueden degradar la habilidad del cuerpo para su protección contra infecciones, y causar la muerte, es innegable. Lo que está en entredicho es la inconsistencia científica de las aseveraciones de Gallo, sobre que los retrovirus causan leucemia, cáncer y SIDA.

Cuando se usa el epíteto “denialista/denialismo”, se deshumaniza a escépticos de Gallo como ufólogos, racistas, homofóbicos, u otras calificaciones de grupos social inaceptables, incluidos en este juego las mismas fundaciones GLBTI u Organizaciones en la supuesta prevención del VIH, o ayuda a personas viviendo con VIH. Debido al temor de la mayoría de personas hacia tales estigma y sus asociaciones – y también al hecho de estar poco preparados política, social y profesionalmente para defenderse de tales marcas – muchos discretamente cambian sus opiniones, tal y como hizo el Dr. Gallo. La tormenta

Meses después q la Sra. Farber publicara su Editorial 2006 en Harper’s, la industria del SIDA realizo una Conferencia donde quienes ofendían la versión VIH/SIDA, fueron metódicamente atacados y tachados de denialistas o disidentes. La “Conferencia sobre Ciencia y Responsabilidad Periodística VIH 2006” pregunto a sus asistentes “si el balance en la discusión era apropiado ante tales evidencias de respaldo”. Se detallaba como y porque los ataques debían ser llevados a cabo. El Dr. Kuritzes, MD, moderador de TAG, alertaba a periodistas asistentes que denialistaso los discidentes - como Peter Duesberg - aun trabajaban en universidades, y urgía les fuera negado acceso a dar clases, además de ser reportados a las autoridades, cuando fuera posible. Kuritzes decía a sus oyentes: “si esto sucede en su barrio, pregunte a las autoridades universitarias porque lo permiten, y después escriba sobre ello”. La reportera de WSJ, Marilyn Chase, desde la audiencia, advirtió a los reporteros asistentes “no exaltar las posiciones de los denialistas, haciéndolos parecer una especie de adversarios independientes, sino escuchar sus puntos de vista”. La científica investigadora Ella DeCann, quejándose sobre el hecho de que la ciencia “está repleta de laboratorios políticos” pregunto al panel: “entienden ustedes que las investigaciones sobre el SIDA están ligadas estrechamente a la tecnología, tanto como a la ciencia?”

El PhD John P. Moore respondió rápidamente. Aunque regularmente se identifica a sí mismo como Profesor de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Cornell, raramente menciona los $400 millones de dólares anuales que la Universidad Cornell recibe para investigaciones, a través de impuestos y taxes que vienen de laboratorios farmacéuticos como Merck, Bristol-Myers Squibb, Trimeris o Glaxo Smith Kline, fabricantes de drogas contra el VIH. Solo la firma Bristol, reconoce más de $100 millones de dólares en fondos destinados a investigaciones. Con billones de dólares a su disposición, es comprensible porque prestigiosas Universidades de Norteamérica sean reacias a ofender a compañías farmacéuticas que mantienen sus prestigiosos laboratorios funcionando.

Aquí las respuestas del Dr. Moore :

. VIH causa el SIDA. Esto no es algo controversial, sino un hecho establecido, basado en más de 20 años de solida ciencia. Es tan verdad como que los humanos descendemos del mono, o la fuerza de gravedad.
. Negar q el VIH causa SIDA, es desmentir descaradamente una evidencia científica. . El denialismo SIDA mata.
. No nos veremos envueltos en ningún debate público o privado con denialistas del SIDA, ni responderemos preguntas a periodistas que abiertamente apoyen su causa
. El debate está cerrado. No es nuestro rol reparar la inutilidad de los denialistas para entender la información.

Pocos meses después, el Dr. Moore escribió este email a otro opositor a Gallo:
De: John P. Moore, PhD 
Para: Michael Geiger
Enviado: Saturday, January 27, 2007 10:24 AM
Asunto: Re: Debería darle vergüenza

Gracias Geiger!. Lo que me ha enviado contiene valiosa información que podremos usar en contra de ustedes. Y así lo haremos !

« Dan » tiene toda la razón cuando dice : si son capaces de justificar sus acciones, es muy probable sea porque ven esto como una guerra. Una guerra contra los disidentes. Nada más. Cuando se está en guerra, no existen las reglas. Esto es una guerra, no hay reglas, y nosotros los aplastaremos, uno a uno, por completo.

Al mismo tiempo en que Moore amenaza insistentemente a quienes cuestionan el rol del VIH en el SIDA, también evita toda invitación a un debate público. Como el SIDA ha sido confinado mayormente a grupos iníciales de riesgo en América (hombres gays y personas con adicción a drogas), la mayoría de estadounidenses han estado demasiado ocupados para profundizar el tema, o conocer sobre los ataques de políticos y represiones que continúan acallando este debate internacional, prolongadamente pasado por alto. Se sienten no afectados, pero su complacencia generalizada impide cambios necesarios y provoca retrasos en una investigación médica de máxima prioridad. La redistribución de billones de dólares para investigaciones sobre las bases de una teoría aun no demostrada (Dr. Gallo) va en detrimento de millones de norteamericanos y personas alrededor del mundo.

Después que la SSI otorgo los premios a Duesberg y Farber, las fuerzas de retaliación que cortaron los fondos para laureadas investigaciones sobre el cáncer del Prof. Duesberg, y atacaron los reportajes de Ms. Farber fueron inesperadamente ¿????. Si no hubiera sido por el apoyo de cientos de premiados científicos e investigadores, los premios hubieran desaparecidos.

Respuesta de investigadores de la controversia: Sudáfrica no está “arruinada por el VIH/SIDA”. En 2001 el Gobierno Sudafricano reporto 9.479 muertes debido a esta enfermedad, de una población de 44.8 millones de personas. Esto representa solo el 3.16% de las muertes en el país, y solo el 0.02 % de la población de Sudáfrica.

Las referencias de Kuritzky a los antirretrovirales, también implica el uso del lenguaje Orwellian. La medicina primaria es el AZT, designada como quimioterapia altamente toxica en 1960. No es difícil imaginar porque alguien en América o Sudáfrica querría llevar quimioterapias toxicas a mujeres embarazadas o granjeros que ya sufrían de pobreza, malnutrición y pozos sépticos. En este estudio del 2008, 320 pacientes de Tanzania tomaron terapia antirretroviral (TAR) entre Octubre del 2003 y Noviembre del 2006. 223 eran mujeres, tan jóvenes como de 15 años. La mayoría tenían entre 25 y 34 años. La mayoría padecía severa malnutrición, trombocitopenia y diversos grados de anemia. Todos los 95 pacientes murieron 11 meses después, 59 de ellos a los 3 meses de comenzar el tratamiento. Otro estudio confirma que la malnutrición severa está directamente relacionada con la mortalidad del pacientes africanos VIH + “incluso después del comienzo de una terapia antirretroviral activa” Uno de los autores considero cómo debilidad en el estudio el hecho de que la mortalidad podría subestimarse debido a que a muchos pacientes no pudo hacérsele el debido seguimiento, y otros probablemente murieron en su casa.

Además, el principal estudio publicado sobre los efectos de la medicina antirretroviral, es alarmante:
1. 332 pacientes sufrieron “episodio SIDA”, lo que quiere decir manifestaciones falsas de enfermedades, sin embargo………
2. 675 pacientes sufrieron un evento grado 4, significando enfermedad de por vida atribuida a drogas, no al virus. La más común de estos efectos secundarios fueron:

a) Daño en el hígado
b) Neutropenia (perdida de glóbulos blancos)
c) Anemia (perdida de glóbulos rojos)
d) Enfermedades cardiovasculares, incluida el infarto.
e) Pancreatitis.
f) Desordenes psiquiátricos
g) Problemas de riñones
h) Trombocitopenia
i) Hemorragias

En suma, dos veces la cantidad de pacientes de SIDA enfermaron como consecuencia de las drogas, lo que fue precisamente señalado por el Dr. Duesberg en los años 80s.

Kevin Kuritzky: “cuando yo estaba en el colegio, el Dr. Duesberg hizo exposiciones en mi clase. Fue poco profesional en ellas, y perdió la oportunidad de demostrar su verdadero compromiso con la seudo-ciencia que pregona, retirándose cobardemente. Si el realmente hubiera creído en lo ue decía, tendría q haber tenido agallas para inyectarse el VIH, y probar su punto de vista.

Repuesta investigativa: como el tono de “estudiante de medicina” creció hostilmente, el investigador noto similitudes entre los ataques de Kuritzky, y aquellos repetidos por los funcionarios de TAG John P. Moore, Daniel Kuritzes y Richard Jeffreys.

Después de un breve examen, este investigador descubrió que Kuritzky fue expulsado de la Escuela Medica Emory después de numerosas alegaciones de deshonestidad, poco profesionalismo y conducta no ética. A pesar de su pasado, Kuritzky no ofreció pruebas; y como la Escuela se encuentra 3 zonas horarias al oeste de Berkeley, su anécdota es dudable. Una Corte de Georgia desestimo su juicio en 2008, después de determinar que estaba relacionado con numerosos actos de mala conducta. Poco después, cambio su nombre por David Regev y se mudo a Israel. Su socio, James Murtagh MD, fue encontrado culpable de perjurio, pobre cuidado de pacientes, envío de emails difamatorios a nombre de otras personas, alterar evidencia, robo de identidad y fraude fiscal.

El Profesor Duesberg ha ofrecido en varias ocasiones inyectarse el VIH si el experimento pudiera ser científicamente definitivo, y su éxito o fracaso fuera aceptado por sus detractores. En 1984, se dijo que la teoría del “periodo latente del VIH” (desde la infección hasta la enfermedad) podía tomar desde 6 meses hasta un año. Hoy es aceptado la existencia de varias categorías de “progresiones de largo término” o “controles elitistas”, que toman décadas para devenir en SIDA. En algunos estudios el periodo de latencia ha sido determinado como de 30 años o más (2007), aunque la industria y sus activistas atribuyen este hecho a las nuevas drogas antirretrovirales. Esto significa que si el Prof. Duesberg fuera inyectado con el “retrovirus VIH” en un estudio controlado hoy, podría morir después de alcanzar su 104 cumpleaños.

Después de 20 años, Dr. Gallo y sus seguidores (Dr. Moore) continúan negándose a ofrecer la refutación prometida al Prof. Duesberg. No obstante, han declarado: “Nosotros no nos involucraremos en ningún debate público o privado con disidentes, ni responderemos preguntas de periodistas que apoyen sus causas”.

Kevin Kurizky: “Dr. Duesberg ha matado indirectamente numerosas personas en complicidad con los límites de la medicación antirretroviral suministrada a mujeres embarazadas en Sudáfrica. La ciencia ha probado que la trasmisión vertical se ha reducido muchísimo aquí. No estoy seguro si Semmelweis esté al tanto de que el Dr Duesberg fue echado de Sudáfrica como un asesino, y yo personalmente no estoy en desacuerdo con este reclamo, pues estoy al tanto cercanamente de su comportamiento”. Respuesta investigativa: esta es una de los más comunes y manipuladas difamaciones anti científicas usadas para prevenir al Dr. Duesberg de obtener su contra teoría de una manera científica. Como el Dr. Moore, Kuritzky no ofrece evidencias, referencias o pruebas de ninguna de estas alegaciones. El Prof. Duesberg no fue “echado de Sudáfrica como asesino”. La visito cuando el Presidente Thabo Mbeki le llamo para una ronda de conversaciones sobre el SIDA en 2000. En periodos antiguos de la historia humana – escribe Mbeki – Duesberg y sus seguidores “serian heréticos quemados en la hoguera. No está lejano el día en que veremos nuevamente libros quemados y sus autores inmolados en fuego, por parte de aquellos que creen tener el deber de conducir una Cruzada Santa contra los infieles”. Esta carta, copia de la cual recibió Bill Clinton, concluye: “Constituiría traición criminal a nuestra responsabilidad con nuestros pueblos, imitar los acercamientos extranjeros para el tratamiento del VIH/SIDA” Como fue demostrado anteriormente, indicar quimioterapia a mujeres embarazadas es peligroso tanto para la madre como para la criatura.

Mas preguntas:

El asunto VIH/SIDA tiene dos componentes fundamentales:

1. La opinión original del Dr. Gallo, y;
2. Millones de páginas de investigación basadas – y que usan como soporte – en la opinión original del Dr. Gallo.

Ningún investigador puede discutir millones de páginas investigativas sobre VIH/SIDA, al igual que es desafortunado discutir investigaciones basadas en la teoría del Dr. Gallo, sin prueba de que a) el VIH existe verdaderamente, b) mata los glóbulos blancos, y c) causa el SIDA. Un consenso basado en comentarios, no es prueba. Al mismo tiempo, hay muchos reportes en conflicto con la teoría del Dr. Gallo.
Por ejemplo: los chimpancés comparten el 99% del DNA humano. Como no es ético probar en humanos patógenos potencialmente peligrosos, ellos sirven como “conejillos de indias” para experimentos científicos. En la mitad de los años 80s, numerosos chimpancés fueron inyectados con el VIH para inducirlos a adquirir SIDA, en experimentos controlados. Ninguno de ellos desarrollo la enfermedad. Se ha dicho que el VIH se trasmite a través del sexo. Sin embargo, el estudio epidemiológico más largo sobre trasmisión heterosexual del VIH fue realizado en San Francisco de 1987 a 1997. Se observaron 175 parejas heterosexuales (un miembro con VIH, otro sin) por 6 años. Nadie contrajo el VIH.

EL test del VIH: el problema aquí es que no hay un “gold standard” viral. El test no es medido en relación a ningún VIH puro, sino en relación a parámetros o pacientes con síntomas clínicos del SIDA. Estos test detectan generalmente – y son hipersensitivos a – anticuerpos de diferentes virus y desechos celulares. El premio de $50.000 dólares, ofrecido para la validación de cualquier test de VIH confiable, continúa sin ser reclamado.

Pánico y Políticos: en la primavera de 1981, el Instituto Nacional de Cáncer (NCI) y el Instituto Nacional de Salud estuvieron bajo presión del Congreso para limpiar la corrupción que había caracterizado por 10 años la Guerra contra el Cáncer. Al mismo tiempo, el epidemiólogo Wayne Shandara reporto que 5 homosexuales de 20 y 30 años fueron afectados por una potente neumonía que generalmente golpea a pacientes de cáncer y de trasplantes. El reporte aseguro que dichos pacientes sufrieron también infecciones a causa de un virus “que causa monoclosis” y “capaz de suprimir defensas del sistema inmunológico, de forma similar a las drogas contra el cáncer”. Los investigadores especularon que el virus (CMV) estaba “suprimiendo el sistema defensivo de ciertos individuos, lo suficiente para hacerlos vulnerables al P. carenii, ya presente en sus pulmones” “ellos llevan a cabo intensos estudios para aprender cual puede ser el factor común en el estilo de vida de los hombres gays. Una causa podría ser los inhalantes comúnmente usados por la comunidad gay para incrementar su placer sexual” (popers). Cuando la historia salió a la luz, algunos ideólogos y clérigos insensibles sugirieron en medios de comunicación que el SIDA era “el castigo divino para homosexuales por violar la Ley de Dios”. Los gays se sintieron comprensiblemente heridos con tales afirmaciones. Desafortunadamente para la ciencia, esto inmediatamente polarizo y politizo el debate. Mientras la extrema derecha estigmatizo el SIDA como “enfermedad gay” no digna de atención, la izquierda exagero el riesgo de su paso hacia la población general, y demando fondos monetarios interminables.

Los reguladores estuvieron comprensiblemente en contra de desviar billones de dólares de investigaciones de enfermedades mortíferas como infarto (#1) y cáncer (#2) hacia patologías menos entendidas que aparentemente afectaban solo a pequeños segmentos de la población. Cuando la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD) protesto contra la cobertura homofóbica y SIDAfobia de “The New York Times”, los medios estadounidenses suprimieron las historias que sugerían respuesta cuidadosa y apropiada por parte del gobierno. Sin el apoyo de los medios, los políticos, oficiales de gobierno y empresas farmacéuticas fomentaron la homofobia. Esto aparentemente coincide con el periodo en que la ciencia norteamericana estaba corrompida por el debate político.

El resultado fue devastador para los más vulnerables. Toxinas venenosas fueron repentinamente accesibles como medicaciones aprobadas apresuradamente por la FDA, en tiempo tan corto como 6 semanas. Durante el periodo del AZT, Burroghs-Wellcome uso sus propios investigadores para probar y distribuir dichos medicamentos. “A mediados del 1985 existían unos 10.000 pacientes de SIDA esperando ansiosamente por la droga. Los pacientes extremos necesitaban desesperadamente acelerar el proceso entre las pruebas de tubo y el patentizaje definitivo de la medicina. Después de alistar 6 pacientes en preparación y uso de la droga, y de necesarios test en animales en colaboración con la NCI, Burrogs-Wellcome aplico para aprobación del medicamento como Nueva Droga Investigativa (IND) a la FDA. En un milagro burocrático, esta última lo aprobó en solo 6 días.

Cuando se corrió la voz de q las pruebas de AZT suministraba placebos a la mitad de los 282 pacientes, los medios insuflaron mas controversias: “algunos críticos creían q el AZT era toxico para pacientes débiles, y otros acusaron a la compañía y la FDA de dificultar la habilidad de la droga. Muchos críticos sintieron la administración de placebos como poco ética, y llamaron a acceder a todos los pacientes a la droga. Los voceros de la compañía defendieron las pruebas, pero la compañía reconoció errores en el procedimiento y estableció un buro de monitoreo, similar al que varios expertos removidos del proceso habían sugerido. En Septiembre de 1986, solo 7 meses después de comenzadas las pruebas, el buro señaló una significativa baja mortalidad en pacientes que recibieron el AZT. Solo uno de esos 145 había muerto, comparado con las 16 muertes del otro grupo… en Marzo del 1987, 4500 pacientes de SIDA o un tercio de todos los norteamericanos viviendo con SIDA habían recibido el AZT gratis de la compañía… En menos de 3 años, el AZT salió d las oscuros sótanos de Burroghs-Wellcome a las farmacias de todo el país, trayendo esperanzas a los pacientes”

El Director de la NCI, Dr. Samuel Boder, caracterizo el proceso de 3 años, como un movimiento a la velocidad de la luz. El AZT fue vendido a $188 dólares por botella, o entre $7.000 y 10.000 dólares por paciente, por año.

Hombres gays y adictos a drogas, aterrorizados por el miedo y las campañas de propaganda, y estigmatizados por dudosos tests, irrumpieron en las clínicas en procura de rápidas prescripciones de AZT. El periodo de mayor mortalidad (1987-1995) atribuido al VIH ocurrió durante los años de monoterapia del AZT. Coincidentemente, como el AZT fue remplazado por drogas menos toxicas, la mortalidad cayo también. Las fallas en el hígado continúan siendo la causa principal de muerte entre los pacientes que usan la generación de medicaciones anti VIH conocido como “cajas negras”. Las fallas del hígado son causadas por la toxicidad de la droga, y no son consideradas como enfermedades aleatorias.

Cuando el joven Ryan Whie de 13 años fue diagnosticado VIH + en 1984, su enfermedad desato histeria general. Oprah Winfrey repitió entonces - 1987 - la “predicción científica” de q el 20 % de los hombres heterosexuales morirían de SIDA para 1990.

“Para 1996, 3 de 5 millones de norteamericanos serán VIH +, y un millón morirá de SIDA”-NY Times 1986“Para 1991, el VIH se extenderá entre 5 y 10 millones de norteamericanos”- Newsweek 1986 Agradecemos el envió de este articulo a Ángel Díaz, que se tomó el tiempo de traducirlo y enviarlo a PAIS CANELA para que nuestros lectores tengan ya una más ampla idea con pruebas del gran timo que realizan las ONGS en VIH SIDA.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola mi gran amigo Pancho,

Si es verdad lo que dices.Lo del VIH es una completa farsa y lo malo es que la gente inocentemente les da credito a las mentiras mundiales .

Nos vemos Dios mediante
Saludos.

Lorgio Alen Castro
lorgiorafa@yahoo.com